Esquizofrenia

Read in English

La esquizofrenia es un trastorno que hace que una persona tenga dificultad reconociendo lo que es real y lo que es imaginario. Esto pasa por que el trastorno afecta como el celebro procesa lo que vemos, oímos y pensamos. Puede ser aterrador y causar confusión, pero las personas con esta condición por lo común no son violentas.

¿Cuándo hay un problema? señales y síntomas

  • Escuchar, ver u oler cosas que no existen (alucinaciones)
  • Incapacidad de pensar claramente o de tomar decisiones racionales
  • Incapacidad de distinguir la realidad de la fantasía
  • Reacciones emocionales inapropiadas, por ejemplo, llorar cuando alguien cuenta un chiste
  • Pensamientos y habla desordenados, por ejemplo: saltar de un tema al otro sin conexión alguna, inventar palabras o usar sonidos en vez de palabras
  • Incapacidad de mantener un trabajo o de mantener relaciones sanas

Estos son los síntomas de la esquizofrenia, una condición que interfiere con la capacidad de pensar claramente, manejar las emociones, tomar decisiones y relacionarse con otros.

Por lo común, seres queridos y familiares son los primeros que notan estos cambios. Muchas veces las personas que están teniendo estos síntomas no se dan cuenta o no piensan que algo está mal o que están enfermos. Esto puede causar dificultad a los seres queridos que quieran ayudar

A pesar de que la esquizofrenia puede presentarse a cualquier edad, por lo general, los síntomas aparecen al final de la adolescencia y al inicio de los 20 años en los hombres, y en las mujeres, al final de los 20 y al inicio de los 30 años. Es poco común que se diagnostique esquizofrenia una persona menor de 12 años o mayor de 40 años. Una de cada cien personas en los Estados Unidos tiene esta condición de salud mental, pero con el tratamiento adecuado, medicamentos, apoyo y educación, todos pueden tener una vida buena.

Sobre la esquizofrenia

  • Los familiares pueden notar cambios en el hogar tales como que la persona hable sola, se aísle socialmente o esté demasiado alerta.
  • Por lo general, la enfermedad se desarrolla durante la adolescencia.
  • Las personas con esta enfermedad generalmente no son violentas.
  • Se puede tratar con terapias, educación, medicamentos y otros tipos de apoyo.

Causas

Los científicos todavía están aprendiendo sobre la causa de esta enfermedad. Algunas de las teorías incluyen influencias genéticas y ambientales, desequilibro químicos en el celebro y/o el uso de substancias no controladas.

  • Genética. Tener un familiar con historial de psicosis aumenta la posibilidad de que otros en la familia tengan la condición. La genética no es la única variación, sino de una compleja interacción entre influencias genéticas y ambientales. El diez por ciento de las personas con familiares cercanos que tienen este trastorno, como un padre o hermano, tienen esquizofrenia. El mayor riesgo se presenta cuando se diagnostica esquizofrenia en un gemelo. El gemelo no afectado tiene una posibilidad de alrededor de 50 % a desarrollar el trastorno.
  • Ambiente. Se ha demostrado que estar expuesto a un virus o desnutrición antes del nacimiento, en especial durante los primeros dos trimestres del embarazo, aumenta el riesgo de la esquizofrenia. También situaciones de alta tensión o enfermedades autoinmunitarias también aumentan la posibilidad de esquizofrenia. 
  • Química del cerebro. Desequilibrios con ciertos químicos cerebrales, como los neurotransmisores llamados dopamina y glutamato, pueden contribuir a la esquizofrenia. Estos neurotransmisores permiten que las células del cerebro se comuniquen entre sí.
  • Uso de sustancias.  Algunos estudios sugieren que usar drogas que alteran la mente durante la adolescencia y la juventud puede aumentar el riesgo de esquizofrenia. Cada vez existe más evidencia que indica que fumar marihuana incrementa el riesgo de incidentes psicóticos y de tener experiencias psicóticas. Cuanto más joven se inicia el uso y se aumenta su frecuencia, mayor es el riesgo.

Diagnostico

No es fácil diagnosticar la esquizofrenia. A veces, el uso de drogas, como metanfetaminas o LSD, puede hacer que una persona tenga síntomas similares a la esquizofrenia. También, la dificultad para diagnosticar esta enfermedad se hace mayor porque muchas personas diagnosticadas no creen estar enfermas.

Para algunas personas, el tratamiento comienza cuando son hospitalizados, para otros con una consulta con un médico o profesional de la salud mental que los evalúa y diagnostica.

No existe una prueba física o de laboratorio que diagnostique la esquizofrenia, un proveedor de salud mental tiene que evaluar los síntomas y la evolución de la enfermedad en una persona durante un periodo de seis meses, para poder asegurar un diagnóstico correcto. Un médico debe descartar otros factores, como posibles enfermedades médicas y otros diagnósticos psiquiátricos, como el trastorno bipolar.

Para recibir el diagnóstico de esquizofrenia, una persona debe tener dos o más de los siguientes síntomas en forma persistente y que incapaciten el desempeño diario:

  • Delirios
  • Alucinaciones
  • Discurso desorganizado
  • Conducta desorganizada o catatónica
  • Síntomas negativos

Los delirios o las alucinaciones suelen ser suficiente para el diagnóstico de esquizofrenia. La identificación temprana mejora muchísimo las posibilidades de que una persona pueda controlar la condición, tenga menos episodios psicóticos y se recupere. Las personas que reciben la atención y ayuda adecuada durante el primer episodio psicótico tienen menos hospitalizaciones y podrían necesitar menos tiempo para controlar los síntomas, a personas que no reciben ayuda inmediata. La literatura sobre la función de los medicamentos al principio del tratamiento está continuamente evolucionando, pero si sabemos que la psicoterapia es fundamental para la recuperación.

Las personas pueden describir los síntomas de varias maneras. La manera en que una persona describe los síntomas con frecuencia depende de su punto de vista cultural. Los afroamericanos y los latinos tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico erróneo, tal vez debido a sus creencias culturales o religiosas o a las barreras del idioma. Las personas con diagnóstico de esquizofrenia deben tratar de trabajar con un profesional de la salud mental que comprenda su cultural y comparta sus expectativas respecto al tratamiento.

Tratamiento

Aunque no existe una cura para la esquizofrenia, puede tratarse y controlarse de distintas maneras. Muchas veces el tratamiento para la esquizofrenia es una combinación de psicoterapias, medicación y apoyo. Esta combinación hace posible reducir los síntomas de la esquizofrenia. Es importante que las personas con esquizofrenia reciban el tratamiento adecuado tan pronto comiencen los síntomas de la condición ya que la detección temprana permite reducir la severidad de los síntomas.

A menudo, las personas que viven con esquizofrenia se recuperan con el tiempo. La recuperación implica distintos factores, como el autoaprendizaje, el apoyo familiar o de amigos, asistir a la escuela y trabajar, y encontrar el apoyo y el tratamiento adecuado.

Medicamentos

En general, los médicos recetan antipsicóticos para tratar los síntomas de la psicosis, como las alucinaciones y los delirios. Debido al estigma y la falta de conciencia de la enfermedad, y a los efectos secundarios de los medicamentos usados para la esquizofrenia, con frecuencia las personas se reúsan a tomar los medicamentos que se les recetan para tratar la condición.

Antipsicóticos de primera generación (típicos)

Estos medicamentos producen problemas de movimiento graves, que pueden ser breves (distonía) o prolongados (discinesia tardía), además puedan causar rigidez muscular. Otros efectos secundarios también pueden ocurrir.

  • Clorpromazina (Thorazine)
  • Flufenazina (Proxlixin)
  • Haloperidol (Haldol)
  • Loxapina (Loxitane)
  • Perfenazina (Trilafon)
  • Tiotixeno (Navane)
  • Trifluoperazina (Stelazine)

Antipsicóticos de segunda generación (atípicos)

Estos medicamentos se denominan atípicos porque presentan menos probabilidades de bloquear la dopamina y producir trastornos de movimiento. Sin embargo, aumentan el riesgo de subir de peso y diabetes. Para mejorar estos efectos secundarios modificar la dieta y ejercitarse, además de una posible intervención con medicamentos pueden ayudar.

  • Aripiprazol (Abilify)
  • Asenapina (Saphris)
  • Clozapina (Clozaril)
  • Iloperidona (Fanapt)
  • Lurasidona (Latuda)
  • Olanzapina (Zyprexa)
  • Paliperidona (Invega)
  • Risperidona (Risperdal)
  • Quetiapina (Seroquel)
  • Ziprasidona (Geodon)

Un característico antipsicótico de segunda generación se llama clozapina. Es el único antipsicótico aprobado por la FDA para el tratamiento de la esquizofrenia refractaria, y ha sido el único indicado para reducir los pensamientos suicidas. Sin embargo, además de dichos beneficios, conlleva riesgos médicos múltiples. Lea una informacio más completa sobre estos riesgos y beneficios.

Psicoterapia

La terapia cognitivo-conductual (TCC) Es un tratamiento eficaz para las personas con trastornos afectivos. En el caso de condiciones más graves, incluyendo las que presentan psicosis, se agrega la terapia cognitivo conductual adicional a la TCC básica. La terapia cognitivo conductual adicional ayuda a las personas a desarrollar estrategias para sobrellevar los síntomas persistentes que no responden a los medicamentos.

La psicoterapia de apoyo. Ayuda a las personas a procesar su experiencia y les brinda apoyo para que puedan sobrellevar su vida con esquizofrenia. No está diseñada para descubrir experiencias de la niñez ni para activar eventos traumáticos, sino que se centra en el aquí y ahora.

La terapia de mejoramiento cognitivo (CET, por sus siglas en ingles) Fomenta el funcionamiento cognitivo y la confianza en la capacidad cognitiva propia. La CET combina capacitación cerebral por computadora y sesiones grupales. Actualmente, esta es un área activa de investigación.

Tratamientos psicosociales

Las personas que participan en intervenciones terapéuticas suelen ver una mejoría y tienen una mayor estabilidad mental. Los tratamientos psicosociales permiten que las personas compensen o eliminen las barreras causadas por su esquizofrenia y aprendan a vivir satisfactoriamente. Si una persona participa en rehabilitación psicosocial, tiene más probabilidades de continuar tomando los medicamentos y menos posibilidades de sufrir una recaída. Entre los tratamientos psicosociales más frecuentes se encuentran:

  • El tratamiento asertivo comunitario (TAC) - Ofrece un tratamiento integral a las personas con condiciones graves de salud, como la esquizofrenia. A diferencia de otros programas comunitarios que conectan a las personas con servicios de salud mental o de otro tipo, el TAC brinda servicios altamente personalizados directamente a las personas con condiciones de salud mental. Los profesionales trabajan con las personas que tienen esquizofrenia y las ayudan a enfrentar los retos de la vida diaria. Los profesionales del tratamiento asertivo comunitario (TAC) también abordan los problemas de forma proactiva, evitan crisis y garantizan que los pacientes tomen los medicamentos.
  • Los grupos de apoyo de apoyo, como De Persona a Persona de NAMI, animan a las personas a que participen en su recuperación ayudándolos a desarrollar sus habilidades sociales con otras personas.

Enfoques de salud complementarios

Los ácidos grasos omega 3, que generalmente se encuentran en el aceite de pescado, prometen ser una posible ayuda para el tratamiento y el control de la esquizofrenia. Algunos investigadores creen que el omega 3 puede ayudar a tratar las enfermedades mentales debido a su capacidad de ayudar a regenerar las neuronas y las conexiones en las áreas afectadas del cerebro.

Otras inquietudes

Salud física. Las personas con esquizofrenia están sujetas a muchos riesgos médicos, que incluyen diabetes y problemas cardiovasculares, además del hábito de fumar y las enfermedades pulmonares relacionadas. Por este motivo, es esencial supervisar de forma activa y coordinada los riesgos médicos.

Abuso de sustancias. Alrededor del 25 % de las personas con esquizofrenia también abusan de sustancias, tales como drogas o alcohol. El abuso de sustancias puede disminuir la eficacia del tratamiento para la esquizofrenia, reducir las probabilidades de que la persona respete su plan de tratamiento e incluso empeorar los síntomas.

Como ayudarte a ti mismo

Si tienes esquizofrenia, la condición puede controlar tus pensamientos, interferir con tu funcionamiento, y si no se trata puede causar una crisis. Estas son algunas maneras en que puedes manejar tu condición de salud mental.

Maneja el estrés. El estrés puede desencadenar una psicosis y empeorar los síntomas de la esquizofrenia, entonces mantener el estrés bajo control es importante. Conoce tus limites en la casa, el trabajo o en la escuela. No hagas más de lo que puedas hacer y evita sentirte abrumado.

Trata de dormir lo suficiente. Cuando estas tomando medicaciones probablemente vas a necesitar que dormir más que las ocho horas normalmente recomendadas. Mucha gente con esquizofrenia tiene problemas con dormir, pero cambios en su estilo de vida como hacer más ejercicios y evitar la cafeína pueden ayudar. 

Evita el alcohol y las drogas. Sin duda el abuso de sustancias afecta los beneficios que provee la medicación y puede empeorar los síntomas de la esquizofrenia. Si tienes un problema con el abuso de sustancias no controladas, busca ayuda.

Mantén conexiones. Tener amigos o familiares que estén involucrados en tu plan de tratamiento puede ayudarte en tu recuperación. A menudo las personas con esquizofrenia tienen problemas en situaciones sociales, entonces rodearte de personas que entiendan esto pueden ayudarte en regresar a tener una vida social. Si crees que puedes, únete a un grupo de apoyo o involúcrate con una iglesia local, club u otra organización.  

 

Si vives con una condición de salud mental, aprende más sobre cómo manejar tu condición y donde encontrar el apoyo que necesitas.

 

Como ayudar a un amigo o a un familiar

Aprender sobre la psicosis y la esquizofrenia te va ayudar a entender por lo que tu amigo o familiar está pasando. Vivir con esquizofrenia es difícil.

Estas son algunas maneras en que puedes apoyar a tu amigo o familiar:

Responde de manera calmada. Para tu ser querido las alucinaciones son reales, entonces no ayuda decir que son imaginarias. Calmadamente explícales de que tú ves las cosas de diferente manera.

Presta atención a los factores que induzcan síntomas en tu ser querido. Ciertas cosas o experiencias pueden causar que sus síntomas vuelvan a ocurrir.

Asegúrate de que se tomen las medicaciones según como son recetadas. Muchas personas cuestionan si es que necesitan seguir tomando sus medicaciones cuando se empiezan a sentir mejor o si no les gusta los efectos secundarios. Motiva a tu ser querido a que siga tomando sus medicaciones regularmente para prevenir que su condición empeore.

Entiende la falta de conciencia (anosognosia). Puede ser que tu ser querido no sepa que tiene esquizofrenia. En vez de tratar de convencer a la persona que él o ella tiene esquizofrenia, puedes mostrarles tu apoyo ayudándolos ir a terapia, a tomar sus medicaciones y a sentirse seguros.

Ayúdalos a evitar las drogas o el alcohol. Estas sustancias empeoran los síntomas de la esquizofrenia y pueden causar psicosis. Si tu ser querido adquiere un problema con el consumo de sustancias no controladas, es esencial buscar ayuda.