NAMI
National Alliance on Mental Illness
page printed from http://www.nami.org/
(800) 950-NAMI; info@nami.org
©2014
 

 Bush adelanta plan migratorio
El anuncio es recibido con muestras diversas de aceptación y escepticismo

Róger Lindo,
La Opinión

08 de enero de 2004

El presidente Bush planteó ayer un programa de legalidad temporal para los trabajadores sin papeles como base de su propuesta para reformar la política de inmigración del país, y su anuncio suscitó una mezcla de esperanza y desilusión entre las principales organizaciones proinmigrantes del país.

Bush señaló que es necesario crear un sistema legal “más racional y humano” que permita al contingente de trabajadores extranjeros indocumentados trabajar con la protección que otorga la ley.

El mandatario dedicó palabras de elogio a los inmigrantes, haciendo resaltar sus valores familiares y personales, su devoción al trabajo y su “gran aporte” a la grandeza de este país. Mencionó las peripecias que muchos deben atravesar para llegar a este país y puso en claro que vienen en busca de trabajo.

Según Vibiana Andrade, vicepresidenta de asuntos políticos del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF) el Presidente trazó una línea clara entre lo que es un terrorista y un trabajador indocumentado.

“Estoy sonriente, me parece un gran acontecimiento. El Presidente reconoció los aportes que los inmigrantes han hecho y se mostró muy sensible a las penurias que tienen que afrontar”, dijo.

Bush admitió que las leyes actuales de inmigración no han funcionado y esto ha hecho que muchas empresas recurran a mano de obra indocumentada: “Algunos de los puestos que genera la actual economía en crecimiento son trabajos que los ciudadanos estadounidenses no están llenando y, sin embargo, estas labores representan una gran oportunidad para trabajadores procedentes del extranjero”.

El mandatario también se refirió a la necesidad de reforzar el control de las fronteras y de adoptar medidas como el registro de huellas digitales de los visitantes extranjeros para impedir ataques terroristas.

“Nuestras fronteras permanecerán abiertas al viaje legal de personas y al comercio honesto, pero deben estar cerradas a los criminales, narcotraficantes y terroristas”.

Para leer el resto de este artículo visite el periódico La Opinion.

Back