NAMI
National Alliance on Mental Illness
page printed from http://www.nami.org/
(800) 950-NAMI; info@nami.org
©2014
 

Noticias de investigación

Estudios examinan la eficacia de los tratamientos para la esquizofrenia y la depresión

Primavera 2006

En un mundo donde el costo del cuidado de salud incrementa constantemente, el precio de los medicamentos constituye gran parte de este aumento. Solamente este año, se espera que el costo de las drogas antipsicóticas aumente más de $10 billones de dólares – el 80 por ciento de éstos se pagan con fondos públicos.

Dos estudios, que se encuentran en curso, están intentando estimar la eficacia relativa de las medicinas usadas para tratar la esquizofrenia y la depresión. Sin embargo, estos estudios también introducen la idea de restringir las cubiertas de drogas psiquiátricas en los presupuestos estatales y federales o de substituirlas por medicamentos más baratos que se desarrollaron en épocas anteriores.

Ambos estudios son patrocinados por el Instituto Nacional de Salud Mental o NIMH, por sus siglas en inglés (National Institute of Mental Health”) y usan datos recopilados directamente de los pacientes y de sus doctores.

La esquizofrenia y CATIE[1](Eficacia de las intervenciones de las pruebas clínicas psiquiátricas)

La primera fase de este estudio, que consta de tres etapas, fue publicada el 22 de septiembre de 2005 en el Diario de Medicina de Nueva Inglaterra. Los investigadores de CATIE compararon los ritmos de discontinuación de cuatro drogas antipsicóticas atípicas con un medicamento antipsicótico convencional más antiguo. Las nuevas medicaciones atípicas, que representan 90 por ciento del mercado, cuestan aproximadamente diez veces más que las medicinas antipsicóticas convencionales de épocas anteriores. El estudio encontró que tanto las medicaciones antiguas como las nuevas son comparablemente eficaces, pero ambas están asociadas con un alto índice de discontinuación por los usuarios debido a los efectos secundarios o a la falta de control de los síntomas.

Aunque las medicaciones más antiguas tuvieron resultados similares a los de las más recientes, el estudio recalcó que, basándose en las investigaciones anteriores, las drogas más nuevas son más eficaces en la reducción de los síntomas negativos (por ejemplo, la carencia de emoción, el interés y  la expresión). "Para muchos estadounidenses que viven con esquizofrenia, los medicamentos más nuevos han hecho una diferencia en el nivel de recuperación," dijo el director médico de NAMI, Ken Duckworth. "Cada persona debe escoger cuidadosamente la medicina que va a usar ya que los distintos medicamentos tienen diferentes efectos secundarios. Por eso, no son intercambiables."  Las fases futuras del estudio de CATIE tratarán de analizar la reacción a los a medicamentos, la efectividad de costos, los resultados y la calidad de vida.

La depresión y STAR*D[2](Alternativas de tratamiento secuencial para aliviar la depresión)

Otro estudio, STAR*D, diseñado para proporcionar el primer análisis, a gran escala, de varios tratamientos de la depresión en situaciones de la vida real, publicó los resultados de su primera fase el 1 de enero de 2006 y los resultados de STAR*D el pasado 2 de marzo. El estudio, el más grande de su clase, duró seis años y permitió que los investigadores siguieran a los individuos que se recuperaron de su condición y a que identificaran a aquellos cuya depresión se resistió al tratamiento.

De casi 3,000 adultos que participaron en el estudio, una tercera parte experimentó una recuperación completa después de varias semanas de haber comenzado a tomar medicación antidepresiva, mientras que un quince por ciento experimentó cierta mejoría. La meta de STAR*D es determinar la eficacia de los tratamientos que se han implementados adecuadamente en pacientes con desorden depresivo agudo en situaciones de la vida real.

El objetivo final de STAR*D es el de preparar protocolos para usarse en la práctica médica rutinaria, lo que permitirá que los médicos traten mejor a los individuos con desorden depresivo agudo creando un tratamiento personalizado.

La segunda fase de STAR*D evidenció que el tratamiento con medicamentos funciona para los casos de depresión más resistentes. El estudio le ofreció un mensaje de esperanza a un 15 o a un 20 por ciento de las personas que padecen depresión. El tratamiento funciona, hasta el punto de lograr la remisión total, siempre y cuando se siga intentando.

Uno de cada tres usuarios (33%) con depresión resistente a tratamientos iniciales logró la remisión – no solamente sintiéndose mejor, sino eliminando los síntomas de la enfermedad – una vez se le añadió un medicamento a los que ya estaba tomando. Uno de cada cuatro usuarios (25%) logró la remisión al tomar otro tipo de antidepresivo.



[1]CATIE, por sus siglas en inglés, Clinical Antipsychotic Trials Intervention Effectiveness”

[2]STAR*D, por sus siglas en ingles, “Sequenced Treatment Alternatives to Relieve Depression”

Back