NAMI
National Alliance on Mental Illness
page printed from http://www.nami.org/
(800) 950-NAMI; info@nami.org
©2014
 

Noticias de investigación

Estudio de NIMH acerca de los medicamentos para la esquizofrenia: requiere una «nueva forma de pensar» en su investigación, no restricciones basadas en sus costos

Por Ken Duckworth , M.D., Director Médico de NAMI

Invierno 2007

La tercera parte de los estudios financiados por el “Instituto Nacional de la Salud Mental” (NIMH por sus siglas en inglés) sobre el tratamiento de la esquizofrenia con medicamentos antipsicóticos (CATIE) confirma un hecho básico que muchos médicos, usuarios y políticos ya conocían. Este hecho es que los medicamentos genéricos de la "primera generación" cuestan menos que los más avanzados de la "segunda generación".

La importancia de estos estudios se encuentra exactamente en sus propias limitaciones ya que en ellas se identifican algunos de los problemas que se deben investigar con el tiempo.

Las partes anteriores del estudio titulado “Pruebas de los antipsicóticos clínicos y de la eficacia de las intervenciones” (CATIE por sus siglas en inglés) han demostrado que como grupo, la segunda generación de medicamentos para la esquizofrenia, generalmente no son más eficaces que la primera generación. Sin embargo, como indica el NIMH, otras investigaciones subrayan el hecho de que "un solo tipo de medicamentos no es eficaz para todos" cuando se trata de elegir la medicación correcta para cada paciente.

En una advertencia explícita a los “Programas de Medicaid” de cada Estado y a la “Industria de la Administración del Cuidado de la Salud”, según CATIE III: "las decisiones sobre el tipo de tratamiento que se debe administrar deben basarse en la situación clínica e individual de cada paciente. Este estudio claramente no justificaría las políticas que restringen incondicionalmente el acceso a cualquier medicación particular o que obligan a los pacientes o a los doctores, que se sienten satisfechos con el tratamiento actual, a cambiarse a otro tratamiento solamente porque puede ser menos costoso."

La Revista Americana de Psiquiatría también decidió publicar los resultados de CATIE III a pesar de lo que llama "reservaciones editoriales serias" sobre la metodología del estudio. Estas incluyen:

  • CATIE excluye los "primeros episodios" que implican el inicio de la esquizofrenia -el momento en el cual la opción inicial de medicación puede ser lo más importante para reducir el daño al mínimo e incrementar las oportunidades para la mejoría a largo plazo.
  • El período de dieciocho meses del estudio, aunque es superior a la mayoría de los otros experimentos clínicos, todavía no es suficientemente largo para revelar el desarrollo de la disquinesia tardía o de otros efectos secundarios serios que pueden ocasionar los diferentes medicamentos.
  • La metodología sigue siendo "demasiado rudimentaria" para encontrar diferencias entre algunas medicaciones específicas, las cuales son importantes para cada paciente. “No encontrar diferencias no significa que no haya diferencias," advierte el editorial de la revista.

El editorial de la revista también refleja una preocupación fundamental que NAMI había manifestado constantemente antes de que los resultados de CATIE se hubieran revelado. Ya es tiempo de desarrollar una tercera generación de medicamentos para la esquizofrenia, los medicamentos de la segunda generación "han cambiado los efectos secundarios, en vez de la eficacia clínica." Pero es importante entender que, en términos de los efectos secundarios, los medicamentos de la primera generación pueden ocasionar desórdenes permanentes intratables y debilitantes, junto a desórdenes de movimiento estigmatizadores.           

La revista, además, hace un llamado para que se desarrolle una discusión sobre el “modelo para el descubrimiento de medicamentos” que pueden mejorar el tratamiento de la esquizofrenia. En este contexto, se considera que dicha discusión debe fundamentarse en una extensa cantidad de investigación científica. No obstante, la contribución más importante de los estudios de CATIE es que estimula "nuevas maneras de pensar" acerca de la medicación para el tratamiento de la esquizofrenia y proporciona una base para la siguiente generación.

NIMH Study of Schizophrenia Drugs Requires "New Thinking" in Research, Not Restrictions Based on Cost

The third installment of studies funded by the National Institute of Mental Health (NIMH) on the treatment of schizophrenia with anti-psychotic medications confirms a basic fact that many physicians, consumers, and policymakers already know. "First generation" generic drugs cost less than "second-generation" advancements. The study's significance lies in its limitations. Previous installments of the Clinical Antipsychotic Trials of Intervention Effectiveness (CATIE) have shown that as a class, the second generation of drugs for treating schizophrenia generally is no more effective than first generation. However, broad findings remain subject to the fact that "one size does not fit all" in choosing the right medication for a patient—which NIMH itself has emphasized. In an explicit warning to Medicaid state programs and the managed care industry, CATIE III states: "Treatment decisions must be based on the clinical situation of each individual patient. This study clearly would not justify policies that would unconditionally restrict access to any particular medication or that would thoughtlessly force patients or doctors who are satisfied with a current treatment to change to a treatment just because it might be less expensive. For the complete article visit the NAMI Newsroom.

 

Back