Mental Illnesses Treatment Support & Programs NAMI Advocacy Find Your Local NAMI NAMIWalks
Search
 | Print this page | 
 | 

Mentes sanas

Mi recuperación

Por George León , Coordinador del programa “En Nuestra Propia Voz”, NAMI Southern Arizona

Mi nombre es George León y soy paciente de esquizofrenia. Nací en Tucson, AZ, en 1963. Mis padres son Jorge y Esther León. También, tengo una hermana, Esther, y dos hermanos, Marco y Alex. Estuve por seis años en la Marina de Guerra de los Estados Unidos; durante este tiempo, fui asignado al portaviones Constellation USS (CV-64). Después de terminar mi servicio militar, regresé de nuevo a Tucson. Entonces, comencé a trabajar a tiempo completo y a estudiar en la Universidad Comunitaria de Pima. Todo iba bien hasta que un día desperté escuchando voces que sabía que otros no oían. Fue así como, a los veintitrés años de edad, me hospitalizaron por un mes con un diagnóstico de esquizofrenia.

La esquizofrenia me trajo muchas dificultades: escuchaba voces constantemente y tenía visiones. Durante algunos años, me negué a aceptar mi condición mental y a tomar los medicamentos. Pienso que se me hizo difícil aceptar mi padecimiento por el estigma que esto conlleva y por los efectos secundarios que produce el tratamiento cuando se comienza. No obstante, estando un día en la sala psiquiátrica, me di cuenta que yo solo no podría controlar la situación. Entonces, reconocí que estaba enfermo y que necesitaba ayuda. Por consecuencia, fui al hospital, comencé a escuchar a mi siquiatra, tomé los medicamentos, asistí a un programa de rehabilitación y me inscribí en un estudio médico. De esta forma, comencé a responder al tratamiento y a sentirme mejor.

Después de asistir al programa de rehabilitación durante un año, me inscribí como voluntario en la Alianza Nacional para las Enfermedades Mentales (NAMI) de Arizona del Sur, en Tucson. De esta manera, como parte del programa “En Nuestra Propia Voz” (IOOV, por sus siglas en inglés), empecé a ofrecer una serie de charlas sobre mi experiencia personal. Esta oportunidad de compartir con otros mi vida y la ayuda que me ofreció un terapeuta para organizar mis actividades diarias me han ayudado a enfrentar mí enfermedad mental día a día. En este proceso, he aprendido que hay cinco componentes importantes que se deben tener en cuenta al escoger y organizar nuestra rutina: lo espiritual, lo emocional, lo físico, lo recreativo y lo social. Con estos aspectos en mente, fui organizando mis quehaceres. Decidí levantarme y acostarme a la misma hora todos los días, caminar e ir al centro comercial o a exhibiciones de autos. Además, juego béisbol y fútbol en el colegio. También, intento encontrar nuevas actividades que me ayuden a superarme. Por eso, tengo un diploma en reparación de autos y espero graduarme de la universidad con una carrera en servicios sociales.

Actualmente, soy el coordinador del programa “En Nuestra Propia Voz” para mi afiliada local de NAMI. Así pues, puedo afirmar que haber ido al programa de “Persona a Persona” fue una excelente decisión porque me ha permitido hacerle frente a mi enfermedad. Ahora, tengo esperanzas de casarme algún día y de vivir una vida sana con mi condición. En fin, el haber aprendido a ser honesto conmigo mismo me ha ayudado a aceptar mi condición, a enfrentarla y a tener éxito sobrellevándola. Hoy en día tengo una vida bastante equilibrada. Por esto, como dicen que la felicidad en la vida consiste en encontrar el equilibrio, puedo asegurar que tener una enfermedad mental no significa que la vida haya terminado. Yo soy un ejemplo vivo de que la recuperación es posible.

My Recovery

George Leon, a US Navy Veteran, shares his experiences in having schizophrenia. He describes the early difficulty he faced in accepting his mental illness, including stigma and major side effects with medication, but finally accepting his illness and finding successful treatment. He began to take his medication regularly, attended a Day Program and volunteered with NAMI Southern Arizona. As a NAMI In Our Own Voice presenter, George learned to cope with mental illness. He also learned five components to daily coping: spiritual, emotional, physical, recreational, and socialization. George began to routinely structure his daily life around these five components. He has enjoyed new activities, and continues to be successful and to make goals for himself. He has learned to find a balance in daily activities and reminds us that recovery is possible.

 

 


 | Print this page | 
 | 

Donate

Support NAMI to help millions of Americans who face mental illness every day.

Donate today

Speak Out

Inspire others with your message of hope. Show others they are not alone.

Share your story

Get Involved

Become an advocate. Register on NAMI.org to keep up with NAMI news and events.

Join NAMI Today
  • Follow NAMI
  • Contact Us
    • NAMI
    • 3803 N. Fairfax Dr., Suite 100
    • Arlington, Va 22203
    • Main: (703) 524-7600
    • Fax: (703) 524-9094
    • Member Services: (888) 999-6264
    • Helpline: (800) 950-6264