Mental Illnesses Treatment Support & Programs NAMI Advocacy Find Your Local NAMI NAMIWalks
Search
 | Print this page | 
 | 

Entre amigos

Diagnóstico: Esquizofrenia paranoica
Receta: Amor incondicional, medicamentos y rehabilitación

Por Adela de Trinidad, profesora del programa “De Familia a Familia”, NAMI de San Diego

Hace siete años, mi hijo Oscar tenía veinticinco años y estaba terminando su tercer año de biotecnología en Cal Poly, Pomona, cuando presentó síntomas agudos de esquizofrenia. Esto causó un gran impacto en mi vida. Sentí una gran confusión y un inmenso dolor; no comprendía la enfermedad, no sabía qué hacer para ayudarlo, qué debía preguntar, adónde podía recurrir para informarme, dónde podía conseguir apoyo; cómo podía proteger a mi otra hija y, sobre todo, que pasaría con la vida de mi hijo.

Al inicio, Oscar se pasaba encerrado en su cuarto, casi no hablaba y hasta su higiene personal era un reto gigantesco. Su sensibilidad al sonido era tan aguda que no podía salir a la calle. En nuestra ignorancia, lo obligábamos a salir sin conocer los efectos que esto le ocasionaba; ahora, Oscar nos ha explicado la tortura que era para él andar por la calle. Me tomó más de dos años lograr que Oscar creyera que nosotros lo queríamos tanto como a su hermana. Oscar podía pasar horas en el sofá sentado a mi lado sin decir ni una sola palabra, yo era la única que hablaba. Además, podía dormir hasta doce horas y estaba adicto a la comida.

Dentro de todo, tenemos mucho que agradecerle a Dios: Oscar buscó su hogar para refugiarse. Además, su hermana, Aura, lo convenció de que fuera al psiquiatra. Después de ir al médico, Oscar aceptó tomarse el medicamento. La primera medicina que le recetaron le hizo efecto y, hasta hoy, continúa ayudándolo. Siempre ha estado a nuestro lado y, a pesar de todos sus síntomas, no ha dejado de confiar en nosotros. Oscar ha tenido la entereza de enfrentar su condición y, por consiguiente, su calidad de vida sigue mejorando. Considero que desde que empezó su tratamiento, Oscar ha ido progresando continuamente; en unos aspectos muy, pero muy lentamente, en otros, un poco más rápido.

¿Qué hemos hecho nosotros como familia para ayudarlo? Más que nada, le hemos hecho sentir que lo adoramos y le hemos demostrado que ponemos alma, vida y corazón para apoyarlo en su avance personal. Por otra parte, darle responsabilidades y expresarle que él puede asumirlas ha sido muy positivo. Entre sus obligaciones, Oscar debe pagar por su cuarto, por la gasolina y por las reparaciones de su carro; también, debe comprar sus artículos de higiene personal y otros productos. Actualmente, está trabajando en su segundo empleo desde que comenzó su tratamiento. Esta vez, Oscar es una persona diferente, tiene mucho más entusiasmo, más energía física y emocional, mejor aprecio y valoración de sí mismo y de la oportunidad de trabajar. La Oficina de Servicios de Empleo (EmploymentServices) hizo un trabajo excelente.

Impulsar a Oscar a seguir adelante es una tarea diaria. Como dije anteriormente, Oscar le tenía terror a salir de la casa y a estar con otras personas. Por eso, fue necesario que lo obligáramos a asistir al programa educativo “Persona a Persona”. Nosotros lo llevábamos y lo esperábamos. No obstante, consideramos que su asistencia al programa y el apoyo que recibió de Mary Lou Edwin, dentro del grupo, ha sido fundamental en su recuperación. Así pues, después de superar sus temores, Oscar se entrenó como instructor para ayudar con las clases. 

La otra forma en que Oscar ha ido conociendo mejor la esquizofrenia ha sido por medio de la lectura individual o en familia y de las conversaciones familiares. Frecuentemente, en nuestra casa, hablamos abiertamente sobre la enfermedad y sobre sus síntomas. Además, aprovechamos esas ocasiones para demostrarle que respetamos sus sentimientos y su opinión ya que podemos entenderlo porque nosotros también sabemos cómo se manifiesta la enfermedad.  

En fin, la educación ha sido sumamente importante: las clases sobre la esquizofrenia, los grupos de apoyo, el programa educativo “De Familia a Familia” y el contacto continuo con NAMI han permitido que comprendamos la realidad de esta enfermedad. Además, la oportunidad de enseñar en el programa “De Familia a Familia” nos ha brindado la inmensa satisfacción de saber que les estamos ofreciendo a otros la información básica necesaria para aprender a convivir con un ser querido que padece de una enfermedad mental.

Diagnosis: Paranoid Schizophrenia.
Prescription: Unconditional Love, Medication, Rehabilitation

When Adela De Trinidad’s son, Oscar, began showing symptoms of Schizophrenia seven years ago, it had the biggest impact in her life. At first, her family did not understand his mental illness and did not know where to go for help. Oscar was convinced to see a psychiatrist by his sister and thankfully responded well to medication, improving his symptoms, and enhancing his daily life. With the help of Employment Services, Oscar is working. Adela shares the following advice that has helped her family: Show love and support. Give you loved one responsibilities and show trust. Education is key including the NAMI “Family to Family” program (Oscar has also been involved with NAMI as an “In Our Own Voice” presenter, an activity that helps him comfortably leave the house). Learn about the illness, symptoms, treatments, and recovery. Talk openly about it.

 


 | Print this page | 
 | 

Donate

Support NAMI to help millions of Americans who face mental illness every day.

Donate today

Speak Out

Inspire others with your message of hope. Show others they are not alone.

Share your story

Get Involved

Become an advocate. Register on NAMI.org to keep up with NAMI news and events.

Join NAMI Today
  • Follow NAMI
  • Contact Us
    • NAMI
    • 3803 N. Fairfax Dr., Suite 100
    • Arlington, Va 22203
    • Main: (703) 524-7600
    • Fax: (703) 524-9094
    • Member Services: (888) 999-6264
    • Helpline: (800) 950-6264