NAMI - National Alliance on Mental Illness Home | About NAMI | Contact Us | En Espanol  | Donate  
Find
  Advanced Search  
 

Sign In
myNAMI
Communities
Register and Join
Donate
What's New
State & Local NAMIs
Advocate Magazine
NAMI Newsroom
NAMI Store
NAMIWALKS
National Convention
Special Needs Estate Planning
NAMI Travel

  Discussion Groups Policy
  Privacy Policy
  Disclaimer
  Link Policy
 ¡Avanzamos!
  2006
  2007
  2008
  Avanzamos 2009
  2010

Print this page
Graphic Site
Log Out
 | Print this page | 
 | 
20062

Entre amigos

Nuestra historia

De Carmen Suárez Puell

Primavera 2006

Yo he experimentado momentos muy difíciles en mi vida, pero siempre vi el futuro con optimismo.  Huérfana  de padre desde niña, vi a mi madre luchar duramente para sacar adelante a cuatro hijos. Cuando ya la vida  parecía tomar un rumbo positivo, una cruel revolución comunista echó todo abajo. Con dos niños pequeños de apenas tres y cuatro años, mi esposo y yo tuvimos que abandonar nuestra patria y fue así como finalmente llegamos a esta tierra que nos abrió los brazos. Después de todas esas cosas, creí que tantos malos sucesos me habían endurecido y que podría enfrentar cualquier inconveniente en el futuro; pero nada me preparó para enfrentar una enfermedad mental en un ser querido.

Al llegar aquí, trabajamos mucho a pesar de la barrera del idioma. Nos dedicamos en cuerpo y alma a educar a nuestros hijos. Ellos no nos defraudaron. Ambos sabían que sin una educación superior, la vida les sería  muy difícil. Los dos fueron a la universidad, se dedicaron a sus estudios, no fumaban, no bebían ni usaban drogas. ¿Se le puede pedir más a la vida?

Entonces, cuando todo parecía indicar que tendríamos mejores tiempos, cuando creíamos que ya nada más trágico nos podía suceder...  ¡BUM! Nuestro querido hijo, Alex, ya graduado de la universidad, regresó a la casa y en su comportamiento diario notamos que había algo que no era normal.

Los que hemos pasado por este proceso y hemos visto paso a paso el desmoronamiento de tantas ilusiones no necesitamos muchos detalles sobre esta odisea. En realidad, por no tener ninguna experiencia personal de enfermedades mentales, mi esposo y yo estábamos desconcertados y no sabíamos qué le estaba ocurriendo a Alex.

Una noche, mi esposo escuchó un programa de radio en el que alguien estaba explicando los síntomas de las enfermedades mentales.  ¡El locutor describió lo que estábamos sufriendo en casa! En el programa mencionaron una organización llamada NAMI y dieron su número telefónico.

Llamamos al día siguiente. Nunca olvidaremos la primera vez que asistimos al Grupo de Apoyo de NAMI. Todos los asistentes sabían y comprendían lo que decíamos sobre nuestro hijo. Y aunque el camino sería largo y cruel, contábamos con un grupo y una organización que nos entendía y nos apoyaba.

Alexestaba perdiendo los mejores años de su vida. Como es tan común en estos casos, el paciente no sabe, no entiende que necesita ponerse en manos de profesionales. Según explica el Dr. Xavier Amador en su libro ¡No estoy enfermo, no necesito ayuda!, no es que el paciente no quiera ver a un médico, sino que es parte del proceso de esta enfermedad que no les deja entender que están enfermos.

En nuestro caso, alguien nos dio la idea de llevar a Alex a la Corte Familiar (“Family Court”) de nuestro Estado. Sabiendo lo respetuoso que siempre fue Alex de la ley, una vez que el juez le dio un ultimátum de: “o aceptas la  medicina o te marchas de la casa”, él optó por lo primero y ese fue el comienzo de su camino hacia la recuperación.

Llevamos veinte años en esta lucha, pero el camino hubiera sido más cruel si no hubiéramos tenido a NAMI y a toda su gente excepcional que está dedicada en cuerpo y alma a esta misión.  En el ámbito local, he tratado de trabajar con NAMI-Delaware.  Tuve un grupo de apoyo en español, pertenecí a un grupo que visitaba mensualmente el hospital psiquiátrico de Wilmington y por varios años fui miembro de la junta directiva. Pero nada de lo que he podido hacer es comparable con lo que han hecho los miembros de este formidable grupo que a través de los años han dedicado su vida a esta organización y han logrado éxitos tremendos. Pero el éxito más grande será el día en que la ciencia logre conquistar estas enfermedades y nuestros seres queridos puedan sanarse por completo.


 | Print this page | 
 | 

Donate

Support NAMI to help millions of Americans who face mental illness every day.

Donate today

Speak Out

Inspire others with your message of hope. Show others they are not alone.

Share your story

Get Involved

Become an advocate. Register on NAMI.org to keep up with NAMI news and events.

Join NAMI Today
Home  |  myNAMI  |  About NAMI  |  Contact Us  |  Jobs  |  SiteMap

Copyright © 1996 - 2011 NAMI. All Rights Reserved.